Domótica casera. Primeros pasos. ¿Quien es quien?

Hay algunos temas donde arrancar se hace un poco cuesta arriba. Y el caso de la domótica casera es uno de ellos. Al entrar te sientes perdido por la cantidad de información que hay, lo dispersa que está, y lo obsoleta que se queda.

En mi caso empecé hace unos años gracias a un regalo de cumple con un Alexa+Bombillas Hue. Con el tiempo añadí un par de Alexas, más bombillas Hue y de Ikea,algún enchufe Teckin, etc. Pero eso ya se me ha quedado pequeño y quiero dar «un pasito más». Llevo unas semanas leyendo a ratos sobre el tema, y creo que ya tengo un conocimiento base suficiente para contarte ¿Quien es quien en el mundo de la domótica?

Dale una oportunidad a este artículo introductorio que te ayudará a iniciarte en el mundo de la domótica casera.

¿Que es la domótica casera?

La domótica en general es una tecnología que tiene mucho recorrido en el mercado. Hace 20 años cuando estudié la carrera, ya había una asignatura que trataba la domótica. Lo que ocurre es que era cara y relativamente compleja. Por tanto solo estaba en proyectos comerciales potentes o en un sector de la población muy pudiente.

Por una serie de factores que no sabría enumerar, la tecnología domótica ha hundido sus precios. Pudiendo conseguir enchufes inteligentes por unos 10€ y bombillas inteligentes por menos de 5€. Para los que llevamos unos años en esto, me parece una autentica pasada.

Para mi, la domótica casera podría resumirse como un conjunto de dispositivos de bajo coste, conectados a la red del hogar con protocolos estandar (zigbee, wifi) que pueden ser controlados de manera remota. O lo que se ha venido a llamar IoT, internet of things. Sobre esta definición, ya añade todas las capas de tecnología que quieras como ahora iré desgranando.

Los dispositivos inteligentes

En la definición anterior, hay 3 tipos de dispositivos que se han vuelto extremadamente populares:

  • Enchufes inteligentes. Los conectas entre el cable de un aparato y la toma de la pared y bam! ya puedes controlar apagado/encendido remoto, programarlo y en algunos caso, calcular el consumo. Esto último muy importante en los tiempos que corren.
  • Bombillas inteligentes. Con prestaciones muy similares a las bombillas convencionales. Las coloca sustiyendo a tu bombilla de siempre y ya puedes apagar/encender de manera remota o incluso hacer un dimmer (ajuste gradual) de la luz que emite.
  • Asistentes de voz. Alexa es ya la compañera inseparable de milones de hogares. La mayoría de dispositivos inteligentes tiene una integración con los principales asistentes de voz, para hacernos más cómodo el control remoto.

A partir de este listado, las posibilidades son cada vez mayores y más populares. Aspiradores robot, mirillas electrónica, cámaras de seguridad, televisores, climatización, persianas automáticas. Pero esto ya lo dejamos para el Nivel II :).

El protocolo de comunicaciones: Wifi o Zigbee

Hemos dicho que una parte fundamental de los dispositivos inteligentes es que estén conectados. Para ello, usan típicamente un protocolo de comunicaciones inalámbrico. En el mercado hay algunos protocolos propietarios (que no hablaremos de ellos) y otros que son públicos en el sentido que cualquier fabricante puede usarlos. Algunos ejemplos bien conocidos por todos son Wifi o Bluetooth. Hay otros protocolos más «de nicho» como son ZigBee o Z-Wave, que suelen ser usados en el mundo domótica.

¿Cual es mejor? Pues no hay una respuesta clara, aquí tienes un hilo de reddit donde comparan Wifi contra Zigbee. En mi opinión, Zigbee es un protocolo con mejor carta de presentación pero Wifi tiene la gran ventaja que es el protocolo inalámbrico de facto. Posiblemente Wifi no escale muy bien con decenas o cientos de dispositivos, pero no creo que sea tu caso. Si no, no estarías leyendo estos primeros pasos :).

Mi consejo:

  • Compra dispositivos Wifi si vas a ser un usuario básico con 5-20 cacharritos y quieres comodidad.
  • Compra dispositivos Zigbee si te gusta cacharrear y/0 planeas tener una red domótica casera de cierta envergadura (>50 dispositivos).
  • Investiga otros protocolos como Z-Wave si planeas redes muy grandes o proyectos complejos.

En mi caso personal, comencé comprando solo dispositivos Zigbee. Luego empecé a comprar solo Wifi. Y ahora los mezclo según la distancia al repetidor, el tipo de dispositivo y la oferta del fabricante.

App de fabricante o sistema central

Aquí llega la madre del cordero, donde se separa el camino entre el usuario básico que quiere disfrutar de sus cacharrilos, y el usuario avanzado que disfruta más montando todo que luego usandolo. Yo, aunque cada vez más viejo y con menos tiempo, suelo ser de los segundos :D.

Virales: Así es la derecha “pastilla roja”: “El mundo no es un lugar seguro  para los hombres”
App de fabricante o sistena central

Tenemos dos opciones: utilizar el ecosistema del fabricante o montarnos una solución a medida.

Utilizar la solución del fabricante es inmediato. Típicamente es un Aplicación para smartphone que te permite al menos dar de alta los equipos, consultar estadísticas e incluso hacer ciertas programaciones avanzadas. Por ejemplo, me ha sorprendido que la app de Tuya, que te permite hacer programaciones incluso cuando sales de casa.

Ventajas:

  • Es plug&play. Todo está probado y testado por el fabricante.
  • Va a funcionar a la primera (o casi) con una curva de aprendizaje muy baja.

Desventajas:

  • Las funcionalidades son las que te ofrece el fabricante, ni más ni menos. Afortunadamente cada vez las integraciones son mejores y casi todos te traen de base algo fundamental como integración Alexa / Google Home / etc.
  • Cada fabricante tiene su aplicación. Así que si tienes varias marcas, te va a tocar configurar y mantener la app de cada fabricante.

La otra opción es instalar un sistema de control central para integrar todos tus dispositivos y hacer configuraciones avanzadas. Típicamente son software libre y tienes que instalarlo en algún sitio. El que más tirón tiene en los últimos tiempos es Home Assistant, con multitud de integraciones y una gran comunidad detrás. Tienes otras alternativas como Domoticz o OpenHab. Ciertamente todos tienen muy buena pinta, pero yo he apostado por el niño guapo de la ciudad, Home Assistant.

Ventajas:

  • Tienes todos tus dispositivos integrados en una única aplicación.
  • Puedes hacer configuraciones avanzadas como por ejemplo flujos de decisión o interacciones entre diferentes dispositivos.
  • Puedes ampliar las funcionalidades base de los dispositivos.

Desventajas:

  • Necesitas un hardware dedicado en casa para ejecutarlo. Típicamente la gente se lo instala en una raspberry. Por cierto, los chicos de HA se han sacado un appliance muy chulo a un precio muy competitivo.
  • Tienes que hacer un esfuerzo considerable en entender, instalar y poner a punto el sistema.
  • La curva de aprendizaje es alta. De entrada hay mucha información y muy dispersa. Si no tienes ganas de cacharrear puede ser frustrante.

Como bonus track, tal vez escuches hablar de firmware, flashear, ESPHome, Tasmota, etc. El concepto parte que todos los dispositivos tienen un software que los hace funcionar denominado firmware. Este código está escrito por el fabricante y tiene dos desventajas: limita los chips a lo que el fabricante lo haya programado, y especialmente, tiene potenciales riesgos de seguridad.

En este tema de la seguridad, ¿Cuanto hay de realidad y cuanto de paranoia? Yo sinceramente pienso que tienen un riesgo moderado y te pueden hacer guarrerias dentro tu red doméstica. ¿Para acaso hay mucha diferencia con un Alexa, un movil customizado chino, un aire acondicionado nisu, etc.?

Sinceramente, creo que acabaré flasheando todos los dispositivos que pueda, pero no en está en mis primera pasos. De momento, creo que es suficiente con aislarlos en una red independiente (e incluso una VLAN/SSID independiente si lo permite tu router).

Resumiendo

Iniciarse en la domótica casera es muy fácil. Mi consejo es que empieces por lo más básico. Unos cuantos enchufes, bombillas y algún asistente de voz. A partir de ahí, si te mola, ya es cuestión de ir añadiendo complejidad y dispositivos.

Si tienes claro que lo que te gusta es cacharrear, ve por la opción avanzada e instalate Home Assistant o similar porque lo vas a disfrutar. Eso sí, no intentes comprar todos los dispositivos el primer día. Ve paso a paso para no atragantarte.

En mi caso, me he instalado Home Assistant en mi «vieja» QNAP con solo 2 GB de RAM en un docker y va de lujo. Tengo ya un buen listado de cacharrines listo a integrar como enchufes, bombillas, termostatos, TV, shellys y sonoffs, etc. Mi intención es hacer un artículo por cada una de las instalaciones.

Para la instalación de Home Assistant como Docker en QNAP, he utilizado este hilo. Si te decides por HA, te aconsejo que instales también HACS, que es la store de Home Assistant creada por la comunidad. En el hilo anterior también tienes las instrucciones para instalarlo.

Si acabas de llegar al blog, este es el primer artículo de una serie sobre Domótica Casera. Puedes ver el Indice aquí (todavía no tengo montado el índice).

Autor: Miguel Angel Corzo

Teleco de formación, curioso de vocación. Me encanta el olor a post por la mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.